Existe un mundo más allá de la harina de trigo

La cocina casera es la mejor manera de cuidarte y controlar lo que comes. En Migas de Harina te brindamos toda la información sobre los distintos tipos de harinas para que experimentes con nuevos platos, descubras deliciosos sabores y texturas, y lo más importante, que te diviertas preparándolos en casa.

Cuando utilizamos el termino “harina” en nuestros hogares, nos estamos refiriendo a la harina que proviene principalmente del trigo, pero no es la única, también existen aunque las utilizamos menos, la harina de maíz, harina de arroz, de frutos secos (harina de almendra), o de legumbres (como la harina de garbanzos), así como también harinas provenientes de frutas y verduras o tubérculos.

Es importante que tengas claro el tipo de harina que quieres utilizar, ya que es esencial para conseguir los resultados deseados en el producto final.

En web encontrarás diversas harinas, algunas más conocidas que otras, y te enseñaremos todo lo que tienes que saber sobre los distintos tipos y sus usos.

Conoce más sobre la harina, su historia y los tipos que existen

La harina es un polvo fino que se obtiene a partir de cereal molido. Una de las harinas más comunes que conocemos es la harina de trigo, que es la base del pan, pero también puede hacerse harina de distintos cereales algunos también conocidos, otros no tanto, incluso de leguminosas (garbanzos, habichuelas, etc).

Una de las tecnologías más revolucionarias a través del tiempo como lo ha sido la producción de harina, se descubrió incluso antes de que se inventara la rueda. El poder comprimir las semillas no digeribles y que pudieran ser transformadas en polvo nutritivo, dirigió la historia y el destino del hombre en una nueva dirección.

La invención de la piedra no has dado alimentos tan básicos como el pan, bizcochos, pastas, pizzas o cucús.  La harina se ha convertido en el alimento diario de millones de personas. Este polvo de cereales alimenta a una gran proporción de la población mundial, y es el resultado de miles de años de desarrollo.

Historia de la harina

La historia de la harina es de brillante innovación y prosperidad creciente. Los cereales, la harina y el pan están inseparablemente ligados a la civilización humana: dondequiera que se pudiera cosechar, moler y hornear, la economía floreció y surgió la cultura.

El advenimiento de la agricultura cambió las vidas de la gente. Los nómadas empezaron a asentarse, construyeron aldeas y mantuvieron el ganado. Pero incluso en las civilizaciones avanzadas los granos todavía eran molidos a mano entre simples muelas.

Los romanos ya no estaban satisfechos con esto: para abastecer a la creciente población urbana con harina, molían el maíz en los molinos de cono – estructuras masivas y pesadas, volteadas. Hacia el año 25 aC, el arquitecto e ingeniero Vitruvius describió un molino de agua en el que una rueda de paletas dio vuelta a las piedras de molino por medio de una rueda dentada.

Esta invención del mundo antiguo fue utilizada de nuevo por los molineros de la Edad Media, pero en el siglo XII una nueva construcción llegó al continente europeo: el molino de viento, que probablemente se originó en el Oriente. No se sabe si los cruzados trajeron del mundo árabe la invención a casa.

Todo lo que podemos decir con certeza es que los molinos de viento ya se estaban convirtiendo en la lejana Inglaterra alrededor del año 1150. Inicialmente visto con desconfianza, la nueva tecnología experimentó su apogeo en los Países Bajos, donde contribuyó a la prosperidad creciente hacia el final de la Edad Media .

Hasta bien entrado los tiempos modernos, el molino de viento era un rasgo característico del paisaje europeo. Eso no cambió hasta el comienzo de la era industrial.

En 1786 el primer molino de vapor de Londres fue erigido en la orilla del Támesis. Las barcazas entregaban el grano directamente en el sótano del edificio imponente.

Dentro del molino, dos motores de vapor de 50 caballos de fuerza juntos movieron 20 pares de piedras de molino. El molino Albion fue tan productivo que provocó el resentimiento de sus competidores.

Lo que inicialmente recibió poca aprobación en Inglaterra cayó en tierra fértil en América. Allí el inventor Oliver Evans construyó un motor de vapor que funcionó a una presión más alta y pronto estaba conduciendo grandes molinos automáticos.

Casi nada en nuestros molinos modernos es una reminiscencia de sus predecesores desde los primeros días de la Revolución Industrial. Las fábricas industriales producen ahora cientos de diferentes tipos de harina para cada aplicación concebible, y en cantidades increíbles.

Cada año, 320 millones de toneladas de harina de trigo para el consumo humano por sí sola se desprenden de los rodillos de molienda. La molienda de trigo, sobre todo, se ha convertido en una industria global que tiene una gran responsabilidad.

La planta cultivada por los pioneros de la agricultura hace más de 10.000 años es ahora el alimento básico de un tercio de la población mundial, un baluarte entre nosotros y el hambre.

Tipos de harina

Hoy en día aparte de la harina de trigo y sus variantes, también encontramos distintas harinas provenientes de semillas, leguminosas, frutos secos, frutas y verduras.

Cada tipo de harinas se adapta a distintos elementos ya que poseen características diferentes. No se puede cambiar de un tipo de harina a otra a la ligera, porque podríamos arruinar una receta. Para lograr el éxito en la cocción, es importante usar la harina correcta.

Tipos de harina de trigo

El contenido de proteínas es el principal diferenciador en las harinas. Las variedades de trigo de alta proteína (10 a 14 por ciento de proteína) se clasifican como “trigo duro”, los trigos de baja proteína (5 a 10 por ciento) se conocen como “trigo blando”. En pocas palabras se puede decir que: más proteína es igual a más gluten, y por ende es igual a más fuerza.

Harina de trigo todo uso: entre 10 a 12 % de proteína.

Harina de repostería: entre 5 a 8 % de proteína.

Harina leudante: bajo contenido de proteína que tiene en sus componentes polvo de hornear.

Harina de fuerza: entre 12 a 14 % de proteína.

Harina integral: posee alto contenido de proteínas, pero su capacidad de formación de gluten se ve comprometida por el salvado y el germen.

Tipos de harinas de frutos secos:

  • Harina de almendra
  • Harina de castaña
  • Harina de coco
  • Harina de nueces, etc.

Tipos de harinas de semillas

  • Harina de linaza
  • Harina de semillas de chía
  • Harina de acacias, etc.

Tipos de harinas de verduras (tubérculos y raíces)

  • Harina de patata
  • Harina de tapioca
  • Harina de yuca
  • Almidón o fécula de patata
  • Harina de batata, etc.

Tipos de harinas de legumbres:

  • Harina de garbanzo
  • Harina de lentejas
  • Harina de frijol, habichuela o judías, etc.